Los efectos de la pandemia.

Este es un post de disculpa por mi ausencia por culpa del COVID-19. Esta es una carta de aprecio en diferido.

No, por supuesto que no soy la única que ha sufrido daños colaterales por esta situación. Ni los efectos más duros. Os mando ánimos en vuestras situaciones de duelo, desesperanza, rabia o energía para cambiarlo todo.

La pandemia me pilló en medio de un cambio de vida. O varios. Tuve que mudarme y me vi obligada a la desconexión digital por motivos técnicos, mayor o menor según el día, (hasta que, por fin, medianamente lo he solucionado).

He leído más sí pero mis esfuerzos se han ido en otros proyectos laborales. Siendo sinceros, no soy ninguna superventas que pueda vivir de la literatura. No he tenido ni tiempo ni energía para encontrar mi hueco de escritura. A pesar de todo, aquí estoy, intentando retomar la desconexión.

Os quiero contar algunas actualizaciones creativas (o no).

ColiN00B vía Pixabay

Sobre el Proyecto Cajas. Bueno ya sabéis que se titula Las Cajas del Ángel, ¿verdad? Decidí liberarlo para poder avanzar hacia otros proyectos. Los primeros capítulos están en Wattpad. Espero poder seguir subiéndolos y también a otras plataformas (se aceptan sugerencias).

Algo viejo. ¿Os acordáis de los 50 delirios (o de los microcuentos)? Sí sí, ese libro de microrrelatos que publiqué en 2017. La editorial Titanium y yo decidimos cerrar este capítulo. Si aún quieres hacerte con el libro en físico, pregúntame y te diré cómo. Al recuperar los derechos, pensaba hacer una edicción digital, aún sin fecha de salida.

Sobre mis lecturas. Le he incado al diente a:

  • “El secreto de Oli” de Luis A. Santamaría. Un thriller realista sin asesinatos con personajes entrañables.
  • Un poco de J. Abercrombie ya que he seguido con el segundo volumen de la triología La Primera Ley.
  • He conseguido acabar “Nuestra Sra. de París” de Victor Hugo. Por fin. Si no lo habéis leído, os recomiendo que lo leáis con ilustraciones (no como yo).
  • “El Vivo” de Anna Starobinnets. Que si hay lagunas, que si es más distopía que ciencia ficción. Igual. Es maravilloso, de verdad.

Actualmente estoy en poliamor con:

  • “Nostalgia” de Miricea Cartarescu. Tengo amor odio con este autor. Es como Pessoa, se me hace pesado pero no puedo dejar de leerlo.
  • “Insólitas” de VV.AA. Por ahora es igual de bueno de lo que aparenta. Maravillosos relatos de lo insólito.
  • “Lectura fácil” de Cristina Morales. Llevaba tiempo queriendo leerlo. Voy con prudencia, como todo producto alabado a bombo y platillo. De momento me está gustando mucho.

Gracias por leerme. Buenas tintas y, sobretodo, ¿qué tal estáis?

Tiempo para leer y disfrutar.

Buenos días/noches/tiempoparadójico lectores. Hoy me apetecía volver a la reflexión y dejar para otro momento las reseñas y los microcuentos. Estoy escribiendo varios relatos y tengo proyectos que terminar, se me acumula un poco el trabajo. Empezaré con una pregunta.

¿Tienes tiempo para leer o realizar una actividad cultural, tienes tiempo para ti mismo/a?

Monoar

Creo que ya se ha viralizado aquel artículo (publicado en el País si no me equivoco) que decía que tu vida no puede ser ir al trabajo y hacer tuppers. Me llamó mucho la atención, reflexionando sobre la vida que quería. Compartí la noticia en mi muro y varias amistades se vieron reflejadas. Me quedé impactada como la juventud se sentía identificada y eran quienes no tenían cargas exageradas (jóvenes sin hijos, padres más o menos saludables).

El último Informe de hábitos de lectura y compra de libros en España que encontrado es de 2017. Como siempre, en estos casos va con retraso y mucho. Es interesante analizar como, si se lee con un poco de detenimiento, los largos trayectos en transporte público y estudiar a un nivel superior hacen que leamos más. Fuera de la web oficial, el pasado mes de enero se publicó este artículo en el que se anunciaba la bajada de los que nunca leían. Me parece interesante la reflexión que se apunta: no importa solo la cantidad sino la calidad.

¿En esos momentos de lectura, conectamos en esos momentos con nosotros mismos?

La lectura puede ser empleada de muchas formas: formación, entretenimiento, relax,… A menudo me encuentro a personas que reconocen no leer tanto como les gustaría. En estos casos, ¿no somos capaces de encontrar un tiempo para la lectura, por y para nosotros, de dexconexión con el mundo y conexión con las letras? Cuando he dado clases de español para extranjeros me gustaba una actividad. Decía algo así como: en la cocina, en el metro, en la calle,… Perdí las oportunidades de parar y encontrarme conmigo mismo.

La lectura, como cualquier otra arte, debería ser un tiempo de remanso para el alma y un tiempo para dedicarnos a nosotros mismos, sin que nuestras obligaciones nos lleven por delante ni nos olvidemos del cuidado de nuestra persona.

¿Vosotras personitas, qué opináis? Buenas tintas.

Reseña: “99 huesos para 77 brujas”.

El libro de Andrea Pérez Prieto mezcla fantasía y distopía en un ambiente espectacular.

En estos tiempos la complejidad de problemas me ha traído grandes ausencias (y amenazan con volver). Os pido disculpas y aquí estoy de nuevo para traeros esta reseña, en este caso del género fantástico.

“99 huesos para 77 brujas” es un libro de Andrea Pérez Prieto donde se mezcla la fantasía, la ciencia ficción y la distopía. Está publicado con la editorial Dorma y su sipnosis es la siguiente:

La contaminación y la falta de agua han acabado con el mundo tal y como lo conocemos. Sin embargo, la primera de las meigas, Enna, decidió salir a la luz y encerrar la tierra en la que había nacido en una cúpula de magia, para salvarla y aislarla del mundo. Así propició que el resto de criaturas mágicas vagasen por esa nueva tierra: Galie.

Años después de ese momento, conocido como la Súplica, el Cónclave de las meigas gobierna Galie desde el ayuntamiento de Cruña. Alazne, una de sus sirvientas, se encontrará con una misión que la llevará directa a figuras legendarias de Galie, como Dimas Sauce o Zenón el Colmillos, y le hará plantearse todo lo que cree hasta el momento, encarándose con la duda más difícil de su vida.

¿Cómo hacerle frente al poder de las montañas, de los lobos, de la vida y de los muertos: las meigas? ¿Cómo se vence a la auténtica naturaleza?

Como os podéis imaginar, el ambiente es oscuro y decadente y habrá quienes estén de parte del bien, del mal y de los grises. Teniendo en cuenta que Dorma es una editorial que cataloga todo su contenido sensible, podéis leer su aviso para saber hasta donde va pero personalmente no me ha parecido que haya escenas demasiado fuertes o violentas.

El punto fuerte de este libro es el worldbuilding, la creación del mundo donde se desarrolla la historia. La ambientación en Galie, el futuro distópico y mágico de Galicia nos ha enamorado a todos (he leído más comentarios de lectores alabando a este punto). Y es que solo necesitamos ahondar un poquito en nuestra cultura popular para encontrar la magia de nuestro folclore. Tal vez en vez de hombres lobo y brujas hablemos de lobishome y meigas pero siguen siendo igual de mágicos o puede que más, por la cercanía que aparece. Las leyendas de la abuela cobran vida y te sumergen en un mundo tan cercano y tan lejano. He oído hablar del recato del folclore tradicional en la fantasía. No sé mucho sobre el tema, me gustaría investigar más, aunque en mi opinión podría encajarse en esta corriente. La sensación que deja es de: queremos más. Si no me equivoco, la autora escribió otros relatos con esta ambientación (que no dudaría en leer, la verdad).

Siendo honestos, las partes que flaquean son la caída en algunos clichés y la resolución atropellada del conflicto hacia el final. Los personajes que tan bien has visualizado de repente caen en algún tic tópico típico que te desencaja. La maduración de alguno de ellos es invisible y es que algunos planos están bien así pero otros hacen un redondeo irregular. Sin duda, la resolución me ha dejado un sabor muy agridulce, de insatisfacción. Es como si la autora hubiese necesitado acabar el libro apresurada o como si no le gustasen las escenas finales.

Por otra parte, la edición deja mucho que desear. No por aspectos formales, si no porque también parece que la corrección se ha hecho de manera apresurada y pueden verse algunos fallos (incluso de letras en desorden etc.). Nota: yo leí el ebook.

Os dejo por aquí también el enlace a otros comentarios.

Queda decir, en resumen, que a pesar de todo es un libro entretenido y que merece la pena leer.

Lo que desgraciadamente no puedo dar la calificación de obra maestra, pero ¿quién no quiere enfrascarse en una lectura fascinante y divertida de vez en cuando?

¿Habéis leído este libro o habéis oído hablar de él? No dudéis en dejarme un comentario. Nos leemos y ¡buenas tintas!

Plaga de medusas en el velatorio.

Microcuento en honor a María Luisa Bombal.

En el tanatorio tenían que esquivar las medusas que flotaban por el ambiente, nadie quería una urticaria más fuerte que ver a quien no se quería ver.

— ¡Vaya plaga! – se quejó Don Tomas, embutido en su traje.

Doña Carmen y Doña Elisa, enfundadas en sus mejores galas, asintieron con la cabeza. No paraban de murmurar por lo bajo y ya habían revisado todas las flores. ¡Qué mal gusto! Esas de Don Quique cantaban desafinando, de verdad, qué poca vergüenza comprarlas rebajadas, luego pasa lo que pasa. En la otra esquina estaba la Tía Urraca, que graznaba y giraba la cabeza 360 grados intentado no perderse nada a su alrededor, compensando su sordera.

Don Tomás se sentó al lado de Don Jacinto y su nube sobre la cabeza, la tormenta le estaba dejando calado.

— ¡Siempre se van los mejores!

El trajeado se sentó esquivando el charco y las ropas mojadas de su compañero. Asintió con gravedad.

— ¿La señorita Pepi, que en paz descanse, y usted eran amantes, no es así?

La tormenta se hizo más intensa y Don Jacinto soltó las lágrimas. Se intentaba secar la llorera con un pañuelo igual o más mojado.

— Yo la quería mucho. Incluso convencí a la luna para que le cantara una serenata. Me dejé una fortuna en los pájaros de luces. ¡Todo por ella! ¡Siempre se van los mejores!

Todos asentían compungidos, intentando evitar las molestas medusas que pululaban. Algún llanto perdido, alguna congoja más o menos fingida. Al final, la señorita Pepi se levantó de su ataud e increpó:

— ¿Pero es qué no tenéis nada mejor que decirme?

Dónde leer libros gratis (y de manera legal).

Creo que todos hacemos caso en cuanto la palabra gratis aparece de por medio. Ya sea porque pasamos por un momento apurado en lo económico, ya sea porque hemos sobrepasado el presupuesto del mes.

Como estos tiempos están siendo movidos para mí, quizá sea más breve de lo acostumbrado. Os lanzo aquí el fondo del asunto.

Lissete Broday vía Pixabay
  • Leer obras con derechos de autor caducados. En Dominio Público recogen obras que son todo un clásico. Pero clásico no debe sonar aburrido. Muchas obras se dejan de lado por darlas por hecho pero es un error no acercarse a ellas con una mirada nueva.
  • Subscribirte a boletines de correo de autores y/o blogs. Los escritores podemos ser muy pesados para que nos hagáis un poco de caso. Pero cuando pasáis por nuestros blog y decidís dadnos un voto de confianza, estamos muy agradecidos. En cada creador queda la mano de lo que quiere y puede dar. Por ejemplo, Luis A.Santamaría, que escribe novelas de intriga, premia así a sus lectores. Podéis averiguarlo en su página. Por supuesto es un ejemplo y seguro que podéis descubrir más según os vayáis adentrando en internet y descubriendo otros autores.
  • Revistas digitales gratuitas. Mucha gente disfruta compartiendo su tiempo leyendo y ecribiendo, y sí es compartido, mejor que mejor. En Submarino de Hojalata tienen pasión por los miniretos en Twitter y con buenos resultados. Sobre el tema ya hablé en un artículo interior, hablando de otras revistas literarias para leer gratis.
  • Plataformas como Lektu. En esta plataforma se presentan diversas modalidades de retribución para los autores. Pero en muchos casos, los autores suben sus obras, más o menos breves, para deleitar al público. Yo misma caí en la tentación (de intentar entretener al menos) y tengo estos dos relatos desde 0 euros. Al principio, entender las categorías y modalidades de esta plataforma puede ser confuso pero merece la pena y te haces en nada a ello.

Espero que os haya sido de utilidad. ¿Añadiríais alguna idea más?

Buenas tintas.

Reseña: “La voz de las espadas” de Joe Abercrombie.

Este es el título de la primera parte de la triología de La Primera Ley. No puedo negar que es un libro muy popular y leído del género fantástico, por lo que he dudado sobre escribir esta reseña o no. Al final me he decantado por hacerlo y contaros mis impresiones personales.

La sinopsis es la siguiente:

El inquisidor Glokta, convertido en un cínico tullido tras su paso por las cárceles de los enemigos de la Unión, es ahora a su vez un eficaz torturador capaz de extraer cualquier información de un criminal o de quien decidan sus superiores…

El capitán Jezal dan Luthar no ha hecho en su vida nada más peligroso que desplumar a sus amigos jugando a las cartas y soñar con la gloria de vencer en el certamen de esgrima. Pero se está fraguando una guerra, y en los campos de batalla del Norte la lucha se rige por normas mucho más sangrientas…

Logen Nuevededos, infame bárbaro de pasado sangriento, acaba de perder a sus amigos y está decidido a abandonar sus tierras y dirigirse al sur, pero los espíritus le advierten que le busca un Mago de los Viejos Tiempos…

Yomare vía Pixabay

Lo primero que hay que destacar es que es un libro de fantasía, concretamente grimdark. El mundo es cruel, hay sangre y fuego y amenazas constantes a sus protagonistas. De hecho, uno de los guerreros no para de repetir “sigo vivo” a lo largo de la trama, ya que está en constante amenaza de muerte por múltiples causas. Me parece haber leído que habían encuadrado este libro en literatura juvenil. Me extraña mucho porque aunque la violencia no es 100% explícita, si hay muchas escenas donde se muestra claramente o donde la insinuación es tan potente que es imposible no imaginar el fotograma final.

Lo que más me ha gustado de este libro han sido sus personajes. Son completos, bien construidos y creíbles. Nadie es bueno ni malo del todo, hay una gran escala de grises en la que se mueven. Me he dejado llevar por ellos en muchas ocasiones, empatizando y odiándolos por igual. Ha sido un proceso muy reconfortante. Hay un capítulo hacia el final donde dos personajes convergen que ha hecho mis delicias a la hora de ver como sus carácteres son increíblemente verídicos.

Si tuviera que criticar algo, es que la historia es enimentemente masculina. Aunque hay dos personajes fuerte, Ardee y Ferro, que no se dejan pisotear por nada del mundo, por ahora, en este primer tomo, no han tomado un papel preponderante. Aunque claro está, se intuye que sus roles serán más importantes en el futuro de la historia. Habrá que estar a lo que cuenten los dos otros libros para saber su destino.

Recientemente, Abercrombie declaró que lo que más le gusta escribir son los diálogos, porque nunca son iguales. Decía, las escenas de lucha siempre son iguales, no así los diálogos entre los distintos personajes. Podéis ver la entrevista que le hizo Javier Miró aquí. No sé si es por ello, pero realmente el resultado es asombroso. Los diálogos de los personajes muestran claramente quienes son y dejan de ser, a pesar de la posible ocultación de sus verdaderas intenciones.

En definitiva, es un libro completamente recomendable si te gusta la fantasía no heroica e incluso si quieres atreverte a leer una historia que, aun fantástica, tiene los pies en la tierra y raíces en lo mundano.

¿Habéis leído esta historia? Buenas tintas.

Libros leídos y libros deseados: resumen a fin de año.

Ahora que se acaba el 2019, toca hacer recuento de todos los libros leídos y los que me hubiera gustado leer.

Y sí, lo comparto con vosotras personitas porque me apetece y porque es bueno hacer balance en estas fechas. Sobra decir que es mi humilde opinión y que solo lo comparto como comparto el placer de la lectura.

Comenzaré destacando alguno de los que he leído que me gustaría compartir. No son muchos, pero he estado a mil cosas ordenando mi cabeza y no soy ninguna booktouber de más de 100 libros al año. Además, he dedicado también tiempo a reencontrarme con la vieja lista de pendientes.

  • “El cuento de la criada” de Margaret Antwood. El año que salió la segunda parte, “Los Testamentos”, yo me aventuré con el primero. Creo que poco puedo aportar al respecto, pero sí hablaros de mi reseña particular.
  • “99 huesos para 77 brujas” de Andrea Prieto Pérez. Llevaba tiempo oyendo como la fantasía y el folclore se habían mezclado en los últimos tiempos. Me parece precioso el mundo que crea, en una fantasía distópica de su Galicia natal. Si bien la historia no tiene todo el tirón que la fantasía. Espero hacer una reseña en cuanto pueda de este libro. Sí, también en esta línea de fantasía y floclore llegó a mis manos “En mundo encantado en Castilla y León” y oye, una joya.
  • “Galveaias “ de Peixoto era un pendiente que encaja de manera perfecta en la categoría de fantasía suave, insólita, apta para realistas.
  • Tuve el honor de leer “Ayúdame a Salir” de Laura Mars, en primicia (fuí lectora beta). El realismo y la ciencia ficción se mezclan en esta historia que te engancha. Espero que salga adelante su proyecto pronto.
  • Descubrí la revista Tantrum, que lamentablemente para las máquinas, ojalá sea sola una pausa. Es muy triste que los proyectos a veces no puedan salir adelante porque simplemente los motores no dan para más.

¿Qué libros me he quedado con muchas ganas de leer?

  • “Un dios de paredes hambrientas” de Garrett Cook, porque me parece tan brutal como diferente a lo que he leído.
  • “Lectura fácil” de Cristina Morales, antes de ser premio, me olía que ese libro traía tela y tenía madera. Espero que las expectativas no sean demasiado altas.
  • “El arcano y el jilguero” de Ferrán Valera, porque creo que me gustarán el tipo de personajes que se plantean.
  • “Voz” de Cristina Dalcher. Y sí, culpo a las chicas de La Nave Invisible. Una distopía que parece revolver: ¿y si las mujeres solo tuviesen permitido hablar con 100 palabras al día (y si no descarga eléctrica al canto)?
  • “Los feladores” de Paul Delvaux, porque no conocía la faceta de escritor de este misterioso artista.
  • Cualquiera de Mariana Enríquez que, ejem, ahora parece haberse revalorizado.
  • Etc. es el mejor resumen (como buen drama lector): “Siete miedos”, “El abecedario de la pólvora”, “El ala izquierda: cegador”,…

¿Vosotras personitas, se os han quedado muchos pendientes? ¿Habéis leído alguno de estos libros?

Buenas tintas y buenas lecturas.

Mi primer año del NaNoWriMo. Terminar el 2019 con carrerilla (literaria).

Una parte de la culpa de mi ausencia durante estos días ha sido el proyecto del NaNoWrimo. He estado subiendo los avances como he podido a las redes sociales y compartido unos pasitos. Por si aún no lo sabéis, quizás es mejor parar el carro y comenzar con qué es el NaNoWriMo.

El NaNoWriMo es un reto literario para escribir una novela durante el mes de noviembre, de 50.000 palabras.

Tal vez esto os suene muy técnico pero en definitiva se trata de dar rienda suelta a la creatividad y crear un nuevo proyecto en el tiempo récord de un mes. Para ello, es necesario un mínimo de planificación y tener una idea clara en la cabeza, aunque después pueda cambiar.

No os voy a engañar, me he quedado en 45450 palabras, así en cifra redonda. Esto quiere decir, una novela mediana no demasiado larga. Mi historia se acabó en ese punto, sin perjuicio de que pueda avanzar con otros retoques e incrementar el grueso del texto. Gran parte ha sido gracias al apoyo del grupo de escritores que nos hemos juntado y hablado de cabras, además de escritura (nuestras recompensas eran así de raras). Era la primera vez que participaba en este reto y sin duda me ha gustado mucho la idea. No me imaginaba pasar con tanta fluidez de los microcuentos a la novela. He podido dar ese impulso gracias a la emoción por llegar a la meta.

Mi proyecto, bautizado como proyecto bitácora, es una novela sobre la emigración, las mujeres y el desarraigo. Está narrada en dos países europeos y cuenta la historia de quien quiere vivir y sobrevivir, de lo que se quiere, de lo que se deja y de la búsqueda de un sitio propio. Narrado en primera persona, son tres las mujeres que actúan como piedra angular de la narración. Como veis, esta vez me he decantado por una historia más realista porque tenía muchas ganas de contarla. Es sin duda uno de los proyectos narrativos con los que más estoy sangrando tinta, del alma literaria y del corazón.

El Proyecto Bitácora sufrirá de un proceso de maduración para que pueda enseñároslo en la mejor forma posible.

Tengo proyectos en mente, aunque de momento serán relatos e irán en una línea más de fantasía, distopía y asociados. Aunque me gusta alternar y qué mejor herramienta para ello que los relatos. El Proyecto Cajas sigue madurando, lentamente, no me olvido de él. Se avecina un año nuevo con muchos cambios para mí y, a pesar de tratar de dar lo mejor en cada momento, tengo unos límites de capacidad. En resumen: en los próximos meses, lápiz en mano sí, escribir como una loca no.

Muchas gracias por leerme y os escucho y leo todos los comentarios.

Reseña de “El cuento de la criada”, de Margaret Antwood.

Hoy hablamos de la distopía de Margaret Antwood, en boca de todos.

Con la llegada de la serie de Netflix y la segunda parte de la historia, “Los testamentos”, parece que nadie quiere olvidarse de este libro. ¿Pero qué hace especial a este libro?

Aunque quizás deberíamos empezar por el principio. La historia está narrada en primera persona. Nuestra protagonista vive en un mundo futuro en el que lejos de haberse producido un progreso, es amenazante, contaminado y en guerra. El puritanismo religioso ha hecho mella de manera profunda de manera que cada persona tiene un estamento en la sociedad: chóferes, guardias, cocineras,… y sobretodo criadoras, como nuestra protagonista. O más bien, vientres gestantes. En un mundo donde muchos son infértiles, las mujeres que pueden quedarse embarazas están destinadas y marcadas (de rojo) para ello. No hay libertad de prensa, de movimiento ni derechos para las mujeres. Hay miles de comentarios sobre el libro. ¿Dónde está la magia de esta historia?

La clave que hace mágica esta historia es la combinación de dos elementos: una historia cuidada al milímetro y una poesía visual insertada en el texto.

Soy una apasionada de los colores, no lo puedo negar, cada tono tiene su simbolismo. En el cine, esto es muy fácil, fijémonos en la serie Dark y el uso del color amarillo (sí, tiene un motivo importante en la trama y en cada fotograma específico). Causar este efecto en la literatura es difícil, pero las pinceladas son precisas.

El libro es un constante cambio de presente a pasado, mezclándose exquisitamente en un cóctel de analepsis. Cada dato es revelado en el momento oportuno, sin parecer forzados o incoherentes en ningún momento.

La protagonista es humana y lo que la hace inolvidable es que no es en ningún momento una heroína. Es una persona como cualquiera de la media, lo cual es muy importante a la hora de contar una historia como esta.

Pese haberse escrito, en los años 80, Antwood recrea un planteamiento completamente actual sobre la religión, sociedad y fundamentalismo.

¿Realmente esto podría pasar? El planteamiento de los años ochenta se nos antoja actual y completamente presente. Seguimos sintiendo la misma cercanía y nos hace plantearnos diversas cuestiones. ¿Puede ocurrir un cambio de Estado tan drástico? ¿Pueden perder las libertades las mujeres así, de un día para otro? ¿Seríamos capaces de utilizar a las mujeres como simples incubadoras?

Las reflexiones filosóficas derivadas son de lo más interesante. En mi opinión, hay una amarga certeza. Solo por hablar del tema de las féminas, ¿las mujeres perdiendo derechos en un plis? Miremos un poco hacia oriente y… la historia ya nos ha dicho que sí. La distopía es inquietante porque es realista.

Voy a hacer un recopilatorio de citas a continuación. Este es un aviso de SPOILERS, no quiero destripar nada a nadie sin querer (aún siendo pequeñitos).

Este es mi diario de lectura.

Aquí os presento algunas citas de lo más interesante:

“No consumir, no desear. Si no consumo, ¿por qué a pesar de ello deseo?”

“(…) un color carmesí más oscuro cerca del tallo, como si lo hubieran herido y hubiesen comenzado a cicatrizar.”

“A veces destellos de normalidad me atacan inesperadamente, como si me tendieran una emboscada.”

“Recuerdo las fotos (…), encerradas en un marco y a salvo.”

“Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Nadie decía cuando.”

“Probablemente no necesitaba azúcar, pero era lo único que podíamos robar. Para regalárselo.”

“Aquello que no conozcáis, no os tentará.”

“Incluso puedes hacer un cielo para ellos. Para eso te necesitamos. El infierno podemos hacerlo nosotros mismos.”

La muerte en la literatura

Noviembre es el día de los muertos. Pasada la resaca del Día de todos los santos y Halloween, podemos hablar de la muerte. Por que es un elemento tan inherente a la vida como lo es la vida en sí. Una vez escuché al poeta Antonio Gamoneda decir: “La vida tiene sentido porque existe la muerte”. Y es verdad que hablamos de un ciclo de comienzo y final. No os voy a engañar, siento una afición por lo romántico (del Romanticismo, no de los corazones).

Al grano, ¿cómo aborda la literatura la muerte?

Creo que deberíamos comenzar diciendo más bien cómo abordan las personas la muerte. Desde el comienzo de los andares humanos, ha sido un acontecimiento inevitable y tratado de diferentes maneras.

La literatura ha recogido esa visión de la muerte derivada del devenir histórico de la humanidad y las culturas. Por lo que, lo que vamos a hablar es sobre una teorización de la muerte como ente propio en las novelas y otras obras literarias a lo largo del tiempo.

Estos artículos los he recogido como esclarecedores o interesantes a la hora de abordar la muerte en la literatura.

Espero que disfrutéis de la selección:

  • Las diferentes aproximaciones de Mètode. He de confesar que este artículo es uno de los que mas me ha gustado. Porque va más allá tiene un abordaje poético. Va más alla de los conceptos llanos y mundanos para elevarlo a lo trascendente (o bueno, así lo hicieron los escritores).
  • Hablemos de los siglos XIX y XX: Este artículo de Anabel Sáiz Ripoll aborda este periodo específico. Como bien destaca, cuando se habla de muerte inevitablemente van ligados indisolublemente otros conceptos o subtemas.
  • Centrémonos en obras concretas. Alberto Granados utiliza para su artículo referencias a obras concretas. A parte de hablar de la inevitabilidad, de la lucha, ausencia, amor, heorismo,… y otros conceptos asociados a la muerte de manera recurrente.
  • La muerte como binomio opuesto a la vida: En el artículo de Letra Libres, Carlos Chimal prefiere hacer uso de este antagonismo para abordar el tema. Y es que como bien dice él, son dos actos extremos.
  • Mezclemos Romanticismo, literatura inglesa y latinoamericana: Así lo cuenta el artículo de Morayma Hernández Colina que podéis encontrar aquí.

No soy experta en el tema, pero como lectora me he puesto a reflexionar sobre el tema. Creo que si hablara de la muerte en los libros y analizara la literatura leída, hablaría de la muerte en relación con el amor, la madurez y el misterio. En relación al amor porque es uno de los sentimientos más fuertes que tenemos. Si nos adentramos en lo erótico, sigue el concepto de pequeña muerte. El eros y el tánatos siempre han estado muy ligados en la literatura. Respecto a la madurez, porque en muchos casos desencadena una diferente visión de los personajes, directa o indirectamente. En “El camino” de Miguel Delibes o en el archifamoso “Harry Potter”. Y con el misterio porque al fin y al cabo es uno de los grandes misterios de la vida y por tanto de la literatura. Se deja de saber, se deja de conocer y además hay multitud de mitos y leyendas, religiosos o no, sobre la muerte. Ante tanta variedad de opiniones, ¿qué sabemos realmente? El tema es tan complejo que me resulta difícil sintetizarlo de una manera mejor.

¿Qué escritor o libro ha tratado para vosotras (personitas humanas) mejor el tema de la muerte?

Nos leemos. Buenas tintas.