Los efectos de la pandemia.

Este es un post de disculpa por mi ausencia por culpa del COVID-19. Esta es una carta de aprecio en diferido.

No, por supuesto que no soy la única que ha sufrido daños colaterales por esta situación. Ni los efectos más duros. Os mando ánimos en vuestras situaciones de duelo, desesperanza, rabia o energía para cambiarlo todo.

La pandemia me pilló en medio de un cambio de vida. O varios. Tuve que mudarme y me vi obligada a la desconexión digital por motivos técnicos, mayor o menor según el día, (hasta que, por fin, medianamente lo he solucionado).

He leído más sí pero mis esfuerzos se han ido en otros proyectos laborales. Siendo sinceros, no soy ninguna superventas que pueda vivir de la literatura. No he tenido ni tiempo ni energía para encontrar mi hueco de escritura. A pesar de todo, aquí estoy, intentando retomar la desconexión.

Os quiero contar algunas actualizaciones creativas (o no).

ColiN00B vía Pixabay

Sobre el Proyecto Cajas. Bueno ya sabéis que se titula Las Cajas del Ángel, ¿verdad? Decidí liberarlo para poder avanzar hacia otros proyectos. Los primeros capítulos están en Wattpad. Espero poder seguir subiéndolos y también a otras plataformas (se aceptan sugerencias).

Algo viejo. ¿Os acordáis de los 50 delirios (o de los microcuentos)? Sí sí, ese libro de microrrelatos que publiqué en 2017. La editorial Titanium y yo decidimos cerrar este capítulo. Si aún quieres hacerte con el libro en físico, pregúntame y te diré cómo. Al recuperar los derechos, pensaba hacer una edicción digital, aún sin fecha de salida.

Sobre mis lecturas. Le he incado al diente a:

  • “El secreto de Oli” de Luis A. Santamaría. Un thriller realista sin asesinatos con personajes entrañables.
  • Un poco de J. Abercrombie ya que he seguido con el segundo volumen de la triología La Primera Ley.
  • He conseguido acabar “Nuestra Sra. de París” de Victor Hugo. Por fin. Si no lo habéis leído, os recomiendo que lo leáis con ilustraciones (no como yo).
  • “El Vivo” de Anna Starobinnets. Que si hay lagunas, que si es más distopía que ciencia ficción. Igual. Es maravilloso, de verdad.

Actualmente estoy en poliamor con:

  • “Nostalgia” de Miricea Cartarescu. Tengo amor odio con este autor. Es como Pessoa, se me hace pesado pero no puedo dejar de leerlo.
  • “Insólitas” de VV.AA. Por ahora es igual de bueno de lo que aparenta. Maravillosos relatos de lo insólito.
  • “Lectura fácil” de Cristina Morales. Llevaba tiempo queriendo leerlo. Voy con prudencia, como todo producto alabado a bombo y platillo. De momento me está gustando mucho.

Gracias por leerme. Buenas tintas y, sobretodo, ¿qué tal estáis?

¿Por qué leer microcuentos?

Leer es descifrarse, comunicarse y dedicar tiempo a imaginar. El formato da igual, el género lo mismo, leer es siempre leer. Sin embargo, cuando pensamos en cuanto tiempo dedicamos a la lectura, solo nos viene a la mente novelas (si acaso). La novela es la gran reina, pero a menudo no tenemos tiempo para dedicarle a un texto de gran extensión. Se nos atraganta con todo lo demás. ¿Pero por qué no leer algo más breve?

Bookshelf filled with colorful books.jpg
via Stockpic

Los relatos y los microcuentos (o microrrelatos, micropoesía o microficción en general) están desterrados a un segundo plano. Abundan en las redes sociales, perdidos en la virtualidad, pero pocos pueden afirmar que emplean sus horas de lecturas en algo breve. Es más, como aparecen gratuitamente y al alcance de todos, no se suele prestar atención o hacer una lectura más profunda, del mismo modo que no todos los autores dedican el tiempo necesario para escribir algo tan corto.

Me gustaría darte cuatro motivos por los que deberías re-leer o mirar con otros ojos los microcuentos o micropoesías:

  1. Porque te permiten emplear tiempos reducidos en algo más productivo. Sí, yo también me he perdido viendo vídeos de gatitos… pero no siempre he sentido que sea la mejor manera de emplear mi tiempo. ¿Qué mejor que emplear esos minutos que esperas el autobús en leer?
  2. Puedes conocer nuevos estilos y autores. Muchos escritores usan para promocionarse pequeños fragmentos. Es una actividad de conocimiento mutuo. A lo mejor encuentras así a tu nuevo ídolo literario, sin perderte por mil páginas interminables.
  3. Lees cosas diferentes entre lecturas más prolongadas. No sé si os pasa, pero como lectora a menudo los libros me dejan una resaca literaria que me gusta paladear. Si la trama y los personajes son buenos, no quiero decirles adiós tan rápido. Leer algo breve me da la sensación de que puedo hacer el tránsito hacia el libro nuevo sin traicionar al viejo. Del mismo modo, es genial para leer varias cosas a la vez sin perderse.
  4. Porque te dejarán (o deberían) pensando. Los microcuentos o microrrelatos están pensados para sorprender en pocas palabras. Tanto, que es un disparo a tu corazón lector. Hoy en día se piensa menos de lo que se debería (sí, me estoy poniendo filosófica). Pero reflexionar es magnífico, te aporta grandes ideas y te recuerda que tú, ser humano, eres capaz de pensar y sentir el arte como algo intrínseco a tu condición. Además, dejan mensajes para todos los gustos que puedes saborear mejor precisamente por estar tan condensados.

No obstante, como todo, es cuestión de gustos. También existen géneros intermedios como la novela corta que son igualmente interesantes. Y vosotras (personitas humanas), ¿os gusta leer en corto o largo?

¿Qué es un microcuento? El apogeo de la microficción.

Una vez me realizaron esta pregunta y me gustaría hablar un poco del tema.

A menudo nos encontramos por redes sociales con microcuentos, microrrelatos, micropoesía. Ya no solo estamos hablando de relatos breves, si no de historias hiperbreves que cubran nuestros tiempos muertos. Ante esta infinidad de textos, ¿sabemos realmente qué es un microcuento o microrrelato?

Venga, que no me aguanto, ahí va el dinosaurio:

“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.” Augusto Monterroso.

IMG_20190604_175254_263.jpg
© Alba Belba R.F. (sí, también encuentro dinosaurios en mis viajes).

En esta frase tan repetida se ha contado completamente una historia. Si queremos definir qué es un microrrelato debemos empezar por aquí. Prosigamos.

Si nos referimos a la microficción encontramos infinidad de definiciones y términos. Hablo de microficción para referirme a todos ellos en general (microcuento, microrrelato, micropoesía,…). Si vamos a lo concreto, el diccionario de la RAE recoge tan solo el término microrrelato de manera escueta: relato muy breve.  Es decir, una narración muy breve. Aquí hago un inciso. Si quitamos el prefijo “micro”, estamos hablando de cuentos y relatos. Por lo que sería lógico hablar de relatos y dejar a los cuentos, como subgénero de los primeros.

En la brevedad está el quid de la cuestión. Estos textos deben poseer las características básicas del relato porque, esencialmente, son eso, relatos. Su característica estrella es la extensión breve pero no quiere decir que dejen de tener otros elementos propios al relato. Si tomamos el ejemplo de Monterroso, describiríamos los elementos esenciales del microrrelato son:

  • Un quién: el dinosaurio.
  • Un cuándo: cuando despertó.
  • Un donde: allí.
  • Una acción: despertarse.

Es decir, un argumento (con su planteamiento, nudo y desenlace), unos personajes y una atmósfera de tiempo y lugar. Los personajes normalmente son escasos y toda la ambientación está reducida al mínimo. El resto te lo puedes imaginar tú. Esto es precisamente la esencia de todo texto narrativo breve. Al lector no se le relatan todos los detalles de la acción, si no que se le encamina a que cree en su cabeza el mundo descrito. Las palabras están medidas para contar justamente la historia. Me parece un punto maravilloso para ser creativos y dar rienda suelta a nuestra imaginación, ya que no siempre dedicamos el tiempo necesario para pensar.

Un matiz que me gustaría señalar como la gran cualidad de los microrrelatos es que suelen tener un final sorprendente. Es decir, te dejan con un ¿y ahora qué? Conseguir este efecto con tan pocas palabras supone un gran reto, por lo que los escritores no siempre se ven con la capacidad de afrontarlo y prefieren dedicarse a escribir otras cosas.

IMG_20190613_121540.jpg
© Alba Belba R.F.

Cuando publiqué “50 delirios (o de los microcuentos)” alguien, un lector muy apreciado, me sugirió que no todos eran microcuentos como tal. Es decir, muchos se trataban de textos, prosas poéticas, pero no encarnaban todas las características necesarias para ser considerados microcuentos. Hoy en día, he hecho autocrítica y creo que tiene razón. También he visto textos de otros autores en redes sociales, en Twitter o Instagram o incluso en Facebook (sin ser tan breve) y he podido reconocer como se peca del mismo fallo. Muchos textos son indudablemente bellos, pero no recogen las características identificativas de los microcuentos o microrrelatos. En otras ocasiones es muy difícil discernir si lo son o no, se encuentran en el límite. Meras reflexiones, textos y otros escritos no entrarían en el género del microcuento.

No es fácil encontrar buenos artículos en la red sobre los microcuentos. Pero “El microrrelato. Teoría e historia” de David Lagmanovich, publicado en Revista de Libros, es uno que merece la pena y os invito a leer.

En cualquier caso, todo lo que sea leer y desatar la imaginación, es loable. Aunque tu biblioteca quepa en tu móvil a golpe de publicación y tengas tres minutos de lectura.

Un emoji y el reto de los libros.

Hace poco recorrió por las redes un reto que decía algo así como “escribe un emoji y te digo las preguntas”. Picada por la curiosidad, quise unirme. Hoy vengo a explicar el porqué de mis respuestas.

  1. Tu libro favorito: “Una casa en la oscuridad”, de Jose Luis Peixoto. Ya os hablaré largo y tendido porque es demasiado libro…
  2. Un libro que leíste de joven: “El mundo de Sofía” de Jostein Gaarder. Siendo preadolescente yo también buscaba respuestas en la vida. Siempre me gustó la filosofía y este libro cayó en mis manos antes incluso de que pudiera adivinar su significado.
    mundo_sofia_descarga
  3. Un libro que a los demás les gusta y a ti no: “Los hombres que no amaban a las mujeres” de Stieg Larsson.. Y mira que tenía todas las de ganarme. Me gusta la novela negra y leer de entornos diferentes (por aquel entonces no había leído nada de ese ambiente). Pero lo abandoné porque me fue imposible seguir.
  4. Un libro para llorar: “Si esto es un hombre” de Primo Levi. Hablar del nazismo y los campos de concentración siempre es duro e inevitable que se nos roma el corazón. Pero en este libro, el arte y la condición humana sobresalen tanto que desgarran el alma. Solo hay que leer el pasaje de Levi recitando a Dante.
  5. Un libro para reír: “El asiento del conductor” de Muriel Spark. Bueno, realmente no sé si es de risa. Es un estrafalario y esperpéntico relato que no te deja entero a pesar de su brevedad. Quién es y qué quiere la protagonista es un misterio a lo largo de las páginas.
    asiento_conductor_da06d6f486d15ef6dd390137687535ac_M
  6. El último libro que leíste: “El problema de los tres cuerpos” de Cixin Liu. Ciencia ficción de la buena con una incognita: ¿merecemos los humanos ser dueños de nosotros mismos o debemos ser dominados por otra raza superior? Todo el derivamiento que lleva la cuestión se analiza desde un trepidante inicio de triología. Un libro de 10, sin lugar a duda.
  7. Un libro que releíste: Harry Potter. Cualquiera de ellos me los he devorado. Comencé el primero cuando tenía tan solo siete años. Los agarré y vieron mi madurez lectora y no lectora poco a poco.
  8. Un libro que te regalaron: “La leyenda del rey errante” de Laura Gallego. Ninguno de los otros best seller de la autora me ha llamado la atención. Pero el magnetismo de este libro me enganchó hasta la última página (y en más de una ocasión).
  9. Un libro que no terminaste y no sabes por qué: “El secreto de Sofonisba” de Lorenzo de Medici. La figura de Sofonisba Anguisola me interesa como mujer y como amante del arte. Es una de las grandes olvidadas y infravalorada. Sin embargo, esta lectura no consiguió cautivarme tanto como el personaje de Sofonisba.
  10. Uno imprescindible: “El amante” de A.B. Yehoshua. Este libro es un canto a la convivencia. Para mí, es imprescindible siempre y más aún en los tiempos de hoy en día donde la intolerancia abunda. Podéis leer la reseña que hice para Perdidos entrepalabras aquí.

el-amante-9788494119699.jpg

¿Qué hubieras contestado tú?

“Marlene”

Conocí a Marlene en una metrópolis, pero no cualquiera. Ella era espléndida, a pesar de ser un reflejo de si. Trabajaba en una torre de Babel como traductora. Fui tan idealmente romántico que nunca me atreví a pedirle salir. La despedí en el tren de camino a Düsseldorf.

— ¡Marlene, espera!

Pero mis gritos se perdieron con el bullicio de la locomotora arrancando. Nunca hubo muros más altos.

01FilmstillBabylonSystem(300dpi).jpg
Babylon System Movie – Michael Weber via Wikimedia

© Texto: Alba Rivera Flechoso

Próximas novedades: lo que viene este curso literario.

Colored Chalk For Art Project.jpg
via stockpic

Como anuncié hace poco, estoy remodelando el blog. Eso no quiere decir que vaya a dejar de subir mis textos como antes. Pero sin embargo hay otras novedades que irán surgiendo a lo largo del próximo curso que no me puedo aguantar a contaros.

 

  • A parte de seguir con los microcuentos libres como hasta ahora, voy a hacer una serie de microcuentos temáticos relacionados con el arte, de la literatura y de la pintura principalmente. Ya tengo una lista de pendientes entre boli y boli. No descarto hacerlos de otros temas por supuesto.
  • Haré reseñas y recomendaciones de libros. Por el momento ya me podéis encontrar en Goodreads: https://www.goodreads.com/author/show/19403987.Alba_Belba_Rivera_Flechoso
  • Las antologías de relatos y revistas de literatura también estarán presentes. Aunque estoy en transición hacia algo más largo, los relatos breves no dejan de ser una parte importante para mí.
  • Habrá una lista de correo (propia) con contenido en primicia. Entre otras cosas, podrán leer los microrrelatos antes que  nadie y por supuesto tener un trato aún más cercano conmigo. Entre los subscriptores, una vez al mes escribiré un microcuento a demanda.Recibe novedades y contenido exclusivo
  • Hablaré de géneros literarios que puedan ser interesantes, de su origen y el reverso que les ha dado la actualidad.

Mi mente sigue girando a mil por hora para traer nuevas ideas y contenido interesante.

Gracias por estar ahí.