Mi primer año del NaNoWriMo. Terminar el 2019 con carrerilla (literaria).

Una parte de la culpa de mi ausencia durante estos días ha sido el proyecto del NaNoWrimo. He estado subiendo los avances como he podido a las redes sociales y compartido unos pasitos. Por si aún no lo sabéis, quizás es mejor parar el carro y comenzar con qué es el NaNoWriMo.

El NaNoWriMo es un reto literario para escribir una novela durante el mes de noviembre, de 50.000 palabras.

Tal vez esto os suene muy técnico pero en definitiva se trata de dar rienda suelta a la creatividad y crear un nuevo proyecto en el tiempo récord de un mes. Para ello, es necesario un mínimo de planificación y tener una idea clara en la cabeza, aunque después pueda cambiar.

No os voy a engañar, me he quedado en 45450 palabras, así en cifra redonda. Esto quiere decir, una novela mediana no demasiado larga. Mi historia se acabó en ese punto, sin perjuicio de que pueda avanzar con otros retoques e incrementar el grueso del texto. Gran parte ha sido gracias al apoyo del grupo de escritores que nos hemos juntado y hablado de cabras, además de escritura (nuestras recompensas eran así de raras). Era la primera vez que participaba en este reto y sin duda me ha gustado mucho la idea. No me imaginaba pasar con tanta fluidez de los microcuentos a la novela. He podido dar ese impulso gracias a la emoción por llegar a la meta.

Mi proyecto, bautizado como proyecto bitácora, es una novela sobre la emigración, las mujeres y el desarraigo. Está narrada en dos países europeos y cuenta la historia de quien quiere vivir y sobrevivir, de lo que se quiere, de lo que se deja y de la búsqueda de un sitio propio. Narrado en primera persona, son tres las mujeres que actúan como piedra angular de la narración. Como veis, esta vez me he decantado por una historia más realista porque tenía muchas ganas de contarla. Es sin duda uno de los proyectos narrativos con los que más estoy sangrando tinta, del alma literaria y del corazón.

El Proyecto Bitácora sufrirá de un proceso de maduración para que pueda enseñároslo en la mejor forma posible.

Tengo proyectos en mente, aunque de momento serán relatos e irán en una línea más de fantasía, distopía y asociados. Aunque me gusta alternar y qué mejor herramienta para ello que los relatos. El Proyecto Cajas sigue madurando, lentamente, no me olvido de él. Se avecina un año nuevo con muchos cambios para mí y, a pesar de tratar de dar lo mejor en cada momento, tengo unos límites de capacidad. En resumen: en los próximos meses, lápiz en mano sí, escribir como una loca no.

Muchas gracias por leerme y os escucho y leo todos los comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s