“Excursiones nocturnas”

Todo estaba en tinieblas. Solo oíamos el amortiguado sonido de la lluvia y los coches afuera. 13 años y decididas a desentrañar el misterio de la bruja que tanto habíamos oído nombrar. La casa olía a polvo y viento de tumba. Ana me preguntó:

– ¿Ves algo?

Temblaba, con la cara pegada al marco de la puerta entreabierta a una habitación también en tinieblas. Ella no podía ver nada. Yo sí. La veía mientras susurraba:

– Dile a Ana que la espero esta noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s