“Los cuadernos”

Hubo un tiempo en el que se dedicaron a regalarme cuadernos. Al principio fue un cuaderno cualquiera. Más bien una libreta. Pequeña, robusta, verde. Fue por mi cumpleaños y mi amiga me hizo una lista de ideas sobre lo que podía escribir en ella. Creo que a la gente le abruma demasiado las páginas en blanco.

Después, un melómano me regaló un cuaderno para melómanos. Recuerdo la plantilla que lo decoraba, se distinguían los rostros de Bach, Vivaldi,… Pero este cuaderno estaba bastante herido, con páginas arrancadas, manchas de tinta y mensajes escondidos incomprensibles. Me enamoró. Era el cuaderno que siempre había querido y nunca había tenido. Lo llené de hojas a modo de botánico, de pensamientos, relatos y sueños.

Por último llegó este cuaderno sobre el que escribo ahora. Medio usado, pero no tan destrozado. Tenía pinta de ser un cuaderno de viaje, con sus fotos de destinos aún no alcanzados, con su sobrecito al final. ¿Quién no hace un viaje en esta vida?

Yo no tengo miedo a las páginas en blanco. Tengo la energía para emprender ideas y proyectos que hacen falta para llenarlas. También los miedos, los éxitos y los fracasos. Yo no tengo miedo a las páginas en blanco. Quizá sea el momento de empezar esa novela. De contar aventuras, nuestras aventuras. De decirte todo lo que debería haberte dicho hace mucho tiempo.

 

notebook-3397136_960_720.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s