“Mujeres”

La fuerza del universo entero era esa luz que se filtraba por la ventana aterrizando en las tazas humeantes sobre la mesa. En el medio, una única flor, aún joven, en un único jarrón que la mantenía a flote. Las dos mujeres conversaban alegremente. Y alegremente, una le dijo a la otra:

— ¿Por qué con todo el éxito que tienes y todo lo que has conseguido, no resuena tu nombre?

— ¿Sabes? En este mundo los grandes asuntos se fraguan en las sombras. Hasta que las sombras son demasiado grandes como para no ser vistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s