“La idea buscada”

Me dejé llevar hasta el bosque durante horas. Las hojas de los árboles susurraban mis sentidos. La melodía de las musas me guiaba con seguridad por el sendero. No había encontrado la solución al problema, descifrado el punto clave en el que se apoyaba la cuestión, el cálculo de palabras que componían la idea. Allí, escuche el viento, y felizmente me dio la respuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s