Y bajo las sombras…

Y bajo las sombras de aquel jardín salvaje estábamos tú y yo. Nadie sabía, ni nosotros mismos cómo habíamos llegado allí, ni siquiera dónde nos hallábamos o cómo podríamos volver allí. El viento nos tarareaba una canción ancestral, el sol nos deslumbraba con su luz plena, pero no había palabras para describir la paz y el círculo de vida del que formábamos parte en aquellos momentos. Nos mirábamos a los ojos, sabedores de que era la única manera de entendernos, sin que eso importara. Escuchamos la vida, vimos el espectro del universo, sentimos todo. No había palabras ni importaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s